Enlace de Twitterk Enlace de Facebook

Nyame akwan

NYAME AKWAN, NARANJAS, GHANA (PRODUCTOR)

El cultivo de cítricos es una fuente creciente de ingresos en Ghana, pero los agricultores se enfrentan a muchas dificultades, incluyendo unidades de producción dispersas, vías precarias, minería ilegal y la amenaza de una enfermedad fúngica llamada “Citrus Black Spot” (mancha negra de los cítricos). Sin embargo, el cambio climático continúa siendo el mayor desafío,  con frutas madurando anticipadamente o con cosechas que se pierden en su totalidad debido a cambios en los patrones de lluvia en la región de Ashanti.

Nyame Akwan es un productor de naranjas de Comercio Justo que está sobreviviendo comercialmente a pesar de estos contratiempos. Fundado en 1997, ellos trabajan con más de 100 agricultores en Kumasi para cultivar dos tipos de naranjas- Valencia Late y Ortanique-. Al igual que otros productores de cítricos de la región, el 100% de su producción es vendida a un procesador local para su exportación. En el caso de Nyame Akwan, un exportador local envía sus productos al principal comprador en Europa. Posteriormente, este comprador paga la prima de Comercio Justo directamente a Nyame Akwan

EL SECRETARIO GENERAL ANTHONY ASAFO-ADJEISOSTUVO:

“Las condiciones climáticas desfavorables continúan afectando nuestros niveles de producción; sin embargo, hemos recibido apoyo del Ministerio de Alimentación y Agricultura de Ghana para proporcionar formación a los agricultores sobre cómo manejar la situación. Afortunadamente, en esta temporada el clima ha mejorado, por lo que la producción ha aumentado”.

UN MEJOR FUTURO PARA LOS PRODUCTORES DE NARANJAS

Nyame Akwan se acercó a Shared Interest para solicitar financiamiento en 2015. En ese momento, las moscas de la fruta estaban causando pérdidas en la producción de hasta el 40%. A pesar de esto, el préstamo les permitió comprar fertilizantes para los agricultores y de esta manera aumentaron los volúmenes de producción.  También compraron equipos de mantenimiento agrícola para las granjas, lo cual contribuyó a reducir la pérdida de fruta a sólo el 10%.

La educación también ayudó a mejorar los rendimientos. Anteriormente, la cosecha se realizaba manualmente arrancando la fruta con palos, lo cual provocaba su deterioro cuando llegaba al suelo. Después de la formación, los agricultores comenzaron a colgar alambre debajo de los árboles para atrapar las naranjas.  Considerando que los árboles de naranjas no dan fruto durante los primeros cuatro años y que además sólo producen fruta dos veces al año, es vital que el desperdicio sea mínimo.

El Presidente Mustapha Abubakar sostuvo:

“Nuestra esperanza para el futuro es utilizar más maquinaria, ya que en este momento nuestro trabajo requiere mucha mano de obra.  También nos gustaría comprar un camión para transportar la fruta desde las granjas de los miembros. Cuando nuestra membresía llegue a 200, nos gustaría convertirnos en una cooperativa”.

VOLVER AL MAPA